¿ESTÁS QUEMANDO A TU EQUIPO Y NO SABES CÓMO SOLUCIONARLO?

ESTO TE PUEDE INTERESAR

No es normal sentirse siempre agotado laboralmente, no es normal que tu equipo esté desmotivado y ansioso, no es normal que el estrés laboral sea algo del día a día, por eso desde Tekus queremos hablar sobre el Burnout o el Síndrome del Quemado para ayudarte a identificar si tienes un equipo “quemado” y qué puedes hacer para transformarlo.

Empecemos entonces por un poco de historia. Corrían los años setenta cuando una psiquiatra, Herbert Freudenberger, era voluntario en una clínica en Nueva York en donde notó que en personas que tenían ciertas características en común, como un horario fijo, un trabajo muy exigente en términos de rendimiento, poca empatía en su entorno laboral, tenían síntomas muy similares a la depresión y hacía que las personas fueran mucho menos eficientes y productivas.

El síndrome del quemado se manifiesta con síntomas que todos podemos haber manifestado: falta de energía, sentimientos de frustración y fracaso, saturación, incapacidad para concentrarse, dificultad para desconectarse al terminar la jornada laboral y dolores físicos.

Trabajo en equipo, burnout, información, notificaciones, estrés laboral, agotamiento, teletrabajo

Ahora, trayendo esta situación a la actualidad, para todos es claro que aspectos como los horarios y las responsabilidades se han visto modificados con el fin de sobrevivir a la crisis y es precisamente por eso que es un gran momento para poner estos temas sobre la mesa y cuestionar nuestras dinámicas en pro de crear mejores ambientes laborales que no solo generen mayor bienestar para los trabajadores sino que propicien el cumplimiento de los objetivos corporativos.

Nuestros tips:

  • Identifica los factores de riesgo:

    Teniendo en cuenta que no todas las empresas tienen dentro de su equipo un área encargada de gestión humana, existen herramientas gratuitas como https://burnoutindex.org/ la cuál te puede ayudar a identificar si tu equipo está en riesgo de quemarse y así tomar decisiones a tiempo.

  • Revisa las responsabilidades:

    Una de las mejores maneras de conseguir que tu equipo no se queme pero que sea altamente eficiente es asegurándose de que cada quien tenga responsabilidades acorde a sus capacidades y tiempo. Al revisar y ajustar las responsabilidades de cada integrante, puedes estar seguro de que todo será cumplido dentro de los plazos establecidos.

  • Fija metas claras:

    Cuando nos planteamos metas a corto, mediano y largo plazo e involucramos en esta construcción a todo el equipo, podemos enfocar nuestra energía en cada una de las fases y evitamos así, adelantarnos a responsabilidades que aún no requieren de nuestra atención. Hacer de este tipo de planeaciones un hábito, puede evitar saturar a nuestros equipos.

  • Comunicaciones efectivas:

    La información tiene que ser tu aliado a la hora de tener un equipo de trabajo alineado y que trabaje en pro de los mismos objetivos. Es vital entonces que revises las comunicaciones internas para asegurarte de que estás siendo claro con los mensajes, le estás dando la información adecuada a cada colaborador y estás logrando sumarlos a todos en una misma dirección sin saturarlos de mensajes.

  • Cultura organizacional:

    Este punto es delicado y no quisiéramos hablar de más pero creemos que es importante mencionar que, cuando queremos tener un equipo de trabajo productivo, eficiente y sano, es necesario revisar qué aspectos de nuestra cultura organizacional van en contravía de estos objetivos y plantear así ajustes en términos de los canales de comunicación que usamos, los horarios de trabajo, y otros aspectos que pueden contribuir a quemar a tu equipo.

Para nosotros desde Tekus, este tema ha sido una gran motivación porque entendemos el poder que tiene dentro de los empleados, acceder a información de valor que los permita sentirse más felices en su trabajo, por eso creamos el servicio Tekus Mensajería, una solución que le permite a las empresas lograr comunicaciones eficientes, sin saturar a los equipos de trabajo y logrando que todos los colaboradores estén alineados con un mismo propósito.